Total Pageviews

Friday, June 17, 2016

LOS HOTELES SOSTENIBLES EN EL VALLE SAGRADO DE LOS INCAS




En el mundo cada vez hay una tendencia mayor a proteger el ambiente. Con eso del calentamiento global, tenemos que encontrar soluciones factibles que nos permitan prevenir y retrasar los efectos del cambio en la atmósfera y en los climas de la tierra.  En todos los países se están adoptando una serie de medidas que se traducen en políticas sostenibles. 
Una de ellas es la de la construcción de hospedajes que respeten la biodiversidad de su entorno, el uso responsable de la energía, el ahorro del agua, el tratamiento de la residuos generados a través del reciclaje,  el uso de materiales de construcción y de fabricación de muebles con materiales biodegradables y el uso de productos naturales  y  de los cultivados en huertas propias sin el uso de pesticidas contaminantes para los alimentos que allí se ofrecen.
Para la redacción del presente informe, nos dedicamos a recorrer un grupo de hoteles en el Valle Sagrado del Cusco, que ofertan  una propuesta ecológica sostenible, y que a la vez, satisfacen la demanda cada vez mayor de parte del turismo interno y externo  en nuestro país.
Vale explicar que en el Perú, el incremento de la demanda hotelera surgió a partir del año 2000  como consecuencia del crecimiento económico  de nuestro país debido a las condiciones favorables del mercado mundial y a la demanda de minerales que forman parte de nuestras exportaciones, las cuales generaron una consecuente confianza en las inversiones dentro del país. 
El clima de seguridad establecido después de un período de violencia social, los recursos turísticos que presenta nuestro país, la elección de Machu Picchu como una de las siete maravillas del mundo moderno  y el nombramiento del Perú como mejor destino gastronómico del mundo por cuatro años  consecutivos,  han incrementado enormemente la demanda turística extranjera y nacional; siendo el Cusco, el principal destino. 
Todos estos factores, además han propiciado una mayor demanda por el turismo de lujo para conocer diversos destinos turísticos, como cruceros por la Amazonía, visitas a nuestros monumentos arqueológicos, turismo cultural en las ciudades coloniales, turismo gastronómico o turismo de aventura.  El número de los establecimientos de categorías más altas (hospedajes de 4 y 5 estrella) orientados al segmento corporativo o  de mayor capacidad adquisitiva se ha incrementado en los últimos años, a razón de 9% anual, según la Cámara Nacional de Turismo.
Según cifras recientes, el turismo extranjero se ha incrementado cerca de 24% entre 2011 y 2014, y ha generado $3,382 millones de dólares de divisas para el Perú.  Sólo en el año 2015 llegaron al Perú 3’157,999 turistas; 48% proviene de países fronterizos como Chile, Argentina y Ecuador.  Estados Unidos también ocupa un lugar importante en el número de visitas.  Y de los países europeos, la mayor parte viene de Francia, Italia, Alemania y España.  Entre los países asiáticos que más señalan al Perú como destino turístico, están China y Korea del Sur (Revista Rumbos). Este rubro se  ha convertido en un  importante generador de divisas después de la pesca y minería, y genera un millón de puestos de trabajos directos e indirectos.
 Según datos de PromPerú, el 95% de turistas que visitan el Perú, se dirigen al Cusco  debido a sus grandes atractivos arqueológicos, gastronómicos y ecológicos; siendo Machu-Picchu un destino obligado.  Es sorprendente, pero de los 4 y medio millones de turistas nacionales que viajan por diversas razones al interior del país, aproximadamente, sólo el 3% se dirige al Cusco, debido a que los precios de los alojamientos y comida y visita a los atractivos turísticos, se han encarecido notablemente debido a su incremento como destino popular (MINCETUR, “Perfil de Vacacionista Nacional 2013”).
La actividad turística en el Perú en el año 2012 se ha consolidado como el tercer sector productivo en el Perú, el segundo sector como empleador y el primero en la franja de edad de hasta los 25 años.  Muchos de estos empleos se dan en zonas rurales.
“Este dato nos otorga una enorme responsabilidad como educadores y como formadores, que incide en la sostenibilidad de las diferentes regiones del Perú y, más en particular, en áreas alejadas de las ciudades donde el desarrollo de los jóvenes es tan necesario. Por esta razón, nuestro enfoque este año ha sido la capacitación y las carreras internas, uniendo de esta manera, oferta en el mercado de trabajo y demanda por el aumento de actividad, desarrollando internamente a nuestros líderes para el futuro. Nos enorgullece ser los primeros empleadores de la industria con más de 1400 colaboradores, a quienes damos la capacitación necesaria para desarrollar conocimientos técnicos, complementado con talleres donde ponerlos en práctica y hoteles donde operarlos.  Estamos seguros de que el desarrollo de nuestros colaboradores hoy es sostenibilidad en el futuro(Mario Brescia)
El Valle Sagrado en el Departamento del Cusco abarca  un territorio que se extiende a lo largo del río Vilcanota-Urubamba.  El nombre de Valle Sagrado se aplica al tramo del valle del río Urubamba que comprende los poblados de Pisac, Calca, Yucay, Urubamba y Ollantaytambo.  Es de una extraordinaria riqueza agrícola y está rodeado de fortalezas incaicas y pueblos indígenas que guardan celosamente su cultura originaria y dejan vislumbrar su herencia colonial. Las construcciones de piedra y los andenes donde se preparan los sembríos, guardan una espléndida relación con la naturaleza que los rodea.  En esta zona se produce el grano de maíz más grande de todo el Perú, que tiene más de  mil años  de antigüedad.


 El río Vilcanota fue un rió sagrado para los incas y sus aguas eran consideradas el  reflejo terrenal de  la Vía Láctea y de las divinidades celestiales a las que ellos rendían culto.  En su trayecto, el río une dos de las montañas más sagradas para aquella civilización:  el Salcantay y el Ausangate, considerados como sus apus protectores.  Justo en un filo que desciende del Salcantay, en una elevación rodeada por las aguas del río Urubamba, los incas construyeron en el siglo XV, durante el reinado del inca Pachacútec, la ciudadela de Machu Picchu, donde vivieron estos emperadores y que fue el centro sagrado para el culto de las montañas que lo rodeaban.
Para ver un impresionante video sobre el valle ir al link:https://www.explora.com/hotels-and-travesias/sacred-valley-peru/
Este Valle fue muy apreciado, desde los tiempos incas por su clima benigno y su gran belleza paisajista, y fue un corredor importante  hacia las selvas nubosas o yungas donde se cultivaba la hoja de coca, de enorme importancia ritual en el mundo andino.  En la época de la colonia, las mujeres embarazadas pasaban su gravidez en esta zona, porque su menor altura con  respecto al Cusco permitía que sus niños sobreviviesen.
Allí se encuentran centros poblados como Chinchero, con su Iglesia tradicional sobre una planicie desde donde se divisa el valle, su andenería, su museo de sitio y su feria artesanal de los domingos, donde las  tejedoras del lugar muestran sus mejores mantas y prendas tejidas.




Pisac con su Iglesia donde todavía los días domingos se dice la misa en quechua y asisten a ella los varayocs, autoridad civil encargada del gobierno administrativo del pueblo.  Posee importantes restos arqueológicos y andenería inca donde todavía se cultivan productos regionales.  Es famoso por su feria artesanal, que se muestra en todo su esplendor, los días domingos, y donde todavía se realiza una feria agrícola en la que se intercambian productos agrícolas por medio de trueque.
Maras, salineras parceladas de donde sale una de las sales más puras y codiciadas en el Perú, que se  utiliza tanto  para aderezar los alimentos así como para curar ciertas dolencias de la piel.  Desde tiempos  antes de los incas la sal era un elemento de intercambio, y quien la poseía, tenía poder.

Moray, el gran laboratorio agrícola inca, maravilla científica y herencia de esa época, donde se crearon distintos pisos ecológicos para determinar el crecimiento adecuado de las plantas alimenticias durante el incanato.

Pasamos por  el pueblo de Urubamba con su gran cosmopolitismo, y también visitamos la gran fortaleza de Ollantaytambo con sus infinitas escaleras y su plataforma de observación desde la cual, en tiempos de los Incas, se  podía vigilar la llegada del enemigo u ofrecer rituales a sus dioses. En  el pueblo se preserva viva la cultura de tiempos inmemoriales; allí los pobladores indígenas conservan los viviendas de sus ancestros.  Allí se encuentra artesanía de los abuelitos junto con la artesanía nueva. Por sus calles florece una nueva cultura…la gringa, con los restaurantes que muestran menús escritos en inglés y la adopción de algunas expresiones idiomáticas propias de los visitantes. 

Yucay y Yanahuara todavía conservan el encanto bucólico de su paisaje y son asiento de fundos agrícolas y ganaderos, así como de hospedajes variados.

Todas estas ciudades están rodeadas de las montañas tutelares, a las que hasta ahora se les rinde culto.  A lo lejos se pueden observar los picos nevados, que cada vez se van haciendo más ralos con esto del calentamiento global.  
En la zona del Valle Sagrado, están surgiendo excelentes oportunidades para los turistas para realizar turismo de cultura viva, teniendo la posibilidad de alojarse en casas de nativos y compartir con ellos sus costumbres, tradiciones y labores diarias
También se han establecido importantes hoteles, que permiten disfrutar de la naturaleza andina del Cusco, un mejor clima y menor altura sobre el nivel del mar con relación la ciudad de Cusco.
Las agencias de turismo recomiendan que los visitantes visiten primero esta zona, que tiene menor altitud sobre el nivel del mar, con el fin de que logren aclimatarse mejor y eviten el popular mal de altura.
Sin embargo, debido al incremento del turismo y a la sobrepoblación en el Valle, se ha producido una construcción desmedida de casas y hoteles para alojamientos, encareciendo terriblemente el costo de vida y el de los terrenos.  Según el historiador y agricultor cusqueño, José Tamayo Herrera, El metro cuadrado de tierra está como a 50 dólares, en comparación con el año 1968, en que costaba 12 centavos de dólar.  El campesino es un mendigo sentado en un campo de oro, porque no quiere arriesgarse a vender su propiedad y meterse a trabajar en otro rubro que no conoce, ganando  un sueldo mínimo ínfimo.  Con la superpoblación el costo de vida es muy alto, porque el valle no produce todo lo necesario para alimentar a tanta gente.  Los hoteles traen sus provisiones de Lima y Arequipa, porque la producción local es estacional, poco estandarizada y además insuficiente.
Vista esta introducción sobre demanda de turismo en el Perú, así como el entorno de estos hoteles que inspeccionamos y a los cuales podemos calificar de sostenibles, haré una breve descripción de cada uno de ellos para que el turista educado, tenga un mayor conocimiento de las características de cada uno de estos alojamientos  y de sus ofertas para el turista nacional y extranjero.  Será un comentario sobre su hoja de vida, características de las  instalaciones y sobre su sitial en el mundo viajero. Cada hotel se describe muy escuetamente en esta entrada, pero para mayores referencias, cada  uno de los hoteles nombrados, tiene un lugar especial y separado en este blog. Se puede acceder a cada uno de ellos yendo al índice y buscando bajo Cusco, el nombre que les corresponde.

Este bello hotel, situado a  46 kms.  del Cusco, en el km. 75.8 de la carretera Urubamba- Ollantaytambo, pertenece a la marca Belmond, que suplanta a la marca Orient Express desde el 2014.  Así se ha permitido la creación de una marca propia y no alquilada, y  la uniformización de los servicios que se ofrecen como son trenes y hoteles de lujo bajo una marca paraguas.  Cada uno de los hoteles Belmond tiene como objetivo el conectar a sus huéspedes  con la cultura y entorno de cada una de sus localidades…casonas o lugares históricos, aproximación a monumentos arqueológicos, entornos encantadores donde sus alojamientos se confunden con la naturaleza.  Por su excelencia en los servicios ofrecidos y por  su construcción con materiales sostenibles y adaptación al ambiente ecológico,  por su uso de energía eficiente, alimentación orgánica, así como por sus programas de ayuda a la comunidad  y la educación en temas de bienestar y nutrición, el Hotel Río Sagrado de Urubamba, creado en el año 2009,  ha sido calificado como un alojamiento de 4.6 estrellas.



Maravilloso y lujoso hotel, de decoración moderna, que integra materiales y productos artesanales de la región, y que inició sus servicios en el año 2010.  Es una pequeña fortaleza a la vera de la carretera, con una vigilancia y control especial orientado a la seguridad de sus huéspedes.  Se encuentra situado en la base de la montaña Chiquín, y al lado del río Vilcanota. El hotel ha sido construido sobre un terreno de 118,306 m2.  Es el único hotel de lujo de cinco estrellas, que tiene su propia estación de tren con conexión a Machu-Picchu.  Se encuentra a  38 Kms. de Machu-Picchu y a 90 minutos del Cusco.  Es propiedad del grupo Brescia.  Es miembro de la cadena Starwood Hotels y  está considerado dentro del grupo   Luxury Collection,  que integra hoteles de lujo que se caracterizan por incorporarse al entorno cultural y por tener unas instalaciones acordes con la arquitectura local.  Fuimos escoltadas para visitar el recinto por uno de los jefes de departamento del hotel, quien nos guió con mucha paciencia y orgullo por los diferentes ambientes.

Visitar este hotel fue una experiencia inolvidable.  La concierge tuvo la amabilidad de mostrarnos cada  uno de sus ambientes y su versatilidad.  En el Aranwa, más que en un hotel, da la impresión de estar en un pequeño  y pintoresco pueblo  dividido en  diferentes espacios arquitectónicos.  La recepción del hotel, con su ventanal de colores y decoración ecléctica, no le hace honor a la gratísima experiencia que el visitante disfrutará después.
El Aranwa se encuentra situado a lo largo del Río Vilcanota, en los terrenos de la antigua hacienda Yaravilca del siglo XVII en Huayllabamba.  Tiene una extensión de 10 hectáreas.  Está situado a 10 kms.  de la Plaza de Armas de Urubamba y muy cerca del nuevo Museo Inkarry.  En su construcción se han invertido 18 millones de dólares, y se  han respetado los detalles originales de la época, como la conservación del patio colonial y de la cocina original.  

Entre Apus tutelares y árboles de eucalipto se encuentra esta propiedad establecida por una francesa Petit Miribell, y un suizo, Franz Schiller, ya hace 20 años.  Vinieron con la ilusión de hacer un colegio para ayudar a la gente del  lugar a integrarse al sistema educativo.  Para financiar su tarea altruista, fundaron este  hotel y lo llenaron de acogedoras casitas circulares con tejas y techos a dos aguas, terrazas invitadoras y caminos de lajas llenitos de flores  que adornan el hotel con sus fragancias  y colores.  Las habitaciones están decoradas en forma rústica, pero lujosa, y guardan gran armonía con la naturaleza y montañas circundantes.  Todas las habitaciones cuentan con baño, bañera, secador, acceso a internet, calefacción, caja de seguridad, terraza y camino accesible para sillas de ruedas.  Cada cuarto tiene en su pared un mural pintado por el artista plástico Federico Bauer, que integra elementos de arte popular y paisajistas y que individualizan a cada cuarto…El Ají, La Flor de Kantu o El Picaflor.  Cuentan con alrededor de 43 casitas de diversos tamaños.
La propiedad tiene alrededor de 4,000 árboles de diferentes especies que se han convertido en el hogar de más de 35 aves locales, entre las que se encuentran los picaflores más grandes del mundo, los Patagonia Gigis.

El hotel Inkaterra Valle Sagrado ha sido calificado por Condé Nast como uno de los 60 hoteles mejores del mundo, por su capacidad de combinar extravagancia clásica y servicios con una medida adecuada de modernidad.
La entrada hacia el hotel se hace a través de un camino de tierra, cruzando campos de cultivo y una pequeña urbanización. Está ubicado en la zona de Yucay, a 2,700 mts. sobre el nivel del mar, frente a una posada de la hacienda Huayocari de la familia Lámbarri.  Las posadas,casas y condominios abundan cada vez más  en el valle sagrado con el crecimiento del turismo.  Está sólo a una hora de la ciudad y cerca de Chinchero y Pisac, y a dos horas de Machu-Picchu.
El hotel está rodeado de montañas espectaculares y está asentado sobre 100  hectáreas de  unas tierras de verdor impresionante. 


Este alojamiento es muy recomendable, por la amabilidad de sus hosteleros, por el ambiente familiar, por la comodidad de sus aposentos, por la belleza del terreno donde está asentado,  y porque ofrece un hospedaje que está al acceso del viajero medio que no cuenta con los medios  económicos para elegir hoteles con tarifas elevadas, y que sin embargo proporciona una estadía muy confortable.
Inkallpa se encuentra situado en el pueblo de Yanahuara, a  15 minutos de la Plaza de Armas de Urubamba y del santuario del Señor de Torrechayoc.  También está cerca a las Salineras de Maras.  Tiene una calificación de 4 estrellas y cuenta con 36 habitaciones distribuidas en pequeños condominios de dos niveles rodeados de jardines perfectamente diseñados y de pintorescos caminos de acceso hechos con piedras de canteras locales. Los cuartos no cuentan con televisores con el fin de inspirar el descanso y relajación total
Cuenta con servicios convenientes como un Spa, parqueo libre y un centro de conferencias.  Ofrece WI-fi limitado en la zona de la recepción.

Hotel Inkallpa del Valle Sagrado del Cusco







Este alojamiento es muy recomendable, por la amabilidad de sus hosteleros, por el ambiente familiar, por la comodidad de sus aposentos, por la belleza del terreno donde está asentado,  y porque ofrece un hospedaje que está al acceso del viajero medio que no cuenta con los medios  económicos para elegir hoteles con tarifas elevadas, y que sin embargo proporciona una estadía muy confortable.
Inkallpa se encuentra situado en el pueblo de Yanahuara, a  15 minutos de la Plaza de Armas de Urubamba y del santuario del Señor de Torrechayoc.  También está cerca a las Salineras de Maras.  Tiene una calificación de 4 estrellas y cuenta con 36 habitaciones distribuidas en pequeños condominios de dos niveles rodeados de jardines perfectamente diseñados y de pintorescos caminos de acceso hechos con piedras de canteras locales. Los cuartos no cuentan con televisores con el fin de inspirar el descanso y relajación total
Cuenta con servicios convenientes como un Spa, parqueo libre y un centro de conferencias.  Ofrece WI-fi limitado en la zona de la recepción.
Lo interesante de este hotel es que es la culminación de un sueño familiar en el que los padres e hijos se han unido para meter hombro y trabajar unidos para sacar adelante su empresa.  En su construcción colaboraron todos de alguna u otra forma, desde hacer las lámparas para los comedores y salones en forma artesanal, hasta eligiendo los colores de la piedra y tierra que viene de las canteras vecinas como Ollantaytambo y Maras.  Ha sido un trabajo arduo, pero hoy todos trabajan en armonía para ofrecerle al huésped hasta la más ínfima satisfacción a  todos sus caprichos y darles la máxima comodidad posible.
Es un hotel en el que es prioritaria la sostenibilidad del ambiente y el promover el desarrollo de la comunidad  adyacente, así como difundir la cultura andina.  El 85% de los materiales de construcción del hotel es biodegradable.  La  mayor parte del adobe usado en las paredes exteriores fue hecho en las premisas del hotel y retienen el calor de los rayos solares, que luego es liberado en las noches cuando baja la temperatura.
Separan todos sus residuos; depositando solo el 30% a la basura el resto es separado en:  orgánico, latas, envases plásticos, vidrio, cartón y papel.
Con los residuos orgánicos hacen composta para los jardines. Los demás residuos reciclados son vendidos por peso a recicladores.  Con el dinero recaudado y el apoyo de algunos amigos, han ayudado  a realizar mejoras a la escuela de Yanahuara.  Hasta el momento han colaborado con 2 impresoras, artículos de cocina, hojas bond, adobes para la infraestructura y pagan parcialmente el sueldo de una auxiliar de educación inicial. Se está iniciando, también, el apoyo a la escuela de la comunidad alto andina de Chupani (4000 m.s.n.m).
Realizan un mantenimiento periódico para comprobar que no haya goteras ni fugas en las tuberías y grifos.
Se utilizan foco ahorradores de energía  y control de encendido de las termas.
“Promovemos el desarrollo de nuestros vecinos capacitándolos en el trabajo, prefiriendo los servicios de personas y empresas de la zona.  Nuestro deseo es que en Valle se desarrollen emprendimientos turísticos, agropecuarios, culturales, etc.  Estamos convencidos que con más empresas se generará más valor y bienestar en el Valle.  Sabemos que el desarrollo demanda mejorar la educación; por eso tenemos un programa de formación laboral y contribuimos a mejorar la educación en el Valle.”
Hemos cuidado que nuestras instalaciones no contaminen y usen racionalmente el agua.  Promovemos el tratamiento adecuado de los desechos con la comunidad y con otras empresas del Valle.  Somos admiradores de la cultura andina buscamos identificar y difundir la cosmovisión, los conceptos y las prácticas que permitieron a nuestros ancestros andinos hacer un asombroso aporte a la humanidad.
En el hotel se realizan toda clase de actividades como caminatas a las comunidades para observar la preparación de la chicha, aprender sobre plantas medicinales y sobre tintes naturales y los tejidos.
Asimismo, se practican varios deportes como bicicleta de montaña, paseos en cuatrimotos por los sitios arqueológicos y lugares adyacentes, y caminatas diversas.                 
Se practican también varias ceremonias de raíces andinas y orientales y por medio de instrumentos como tambores o cuencos tibetanos o de cuarzo, crean frecuencias que ayudan al cuerpo a entrar en armonía.
Fue una experiencia interesante alojarnos en este lugar idílico.
                                                                                             
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     




Hotel Inkaterra del Valle Sagrado del Cusco







La empresa de hoteles Inkaterra, fue fundada  en 1975 por José Koechlin von Stein, quien ha dedicado 35 años de sus vida al desarrollo del turismo  ecológico responsable. A través de su vida  se ha preocupado por encontrar formas de ganar un  valor agregado a la industria del turismo y de los sectores protegidos en el Perú.


 Él es actualmente Presidente de la Sociedad de Hoteles del Perú y es ganador del Premio Miradas 2015, por su aporte al desarrollo turístico del Perú.  José Koechlin es pionero del ecoturismo y del desarrollo sostenido como base económica para la conservación de la biodiversidad.  Sus hoteles se,han establecido en zonas ecológicas marcadas del Perú, ofreciendo no sólo alojamientos exclusivos, sino integrando  su arquitectura al ambiente que los rodea.  Los hoteles  (Madre de Dios, Machu-Picchu, Machu-Pichu Pueblo, Valle Sagrado del Cusco, La Casona en la ciudad del Cusco, y Cabo Blanco en Piura) no son sólo  lugares para el descanso y turismo, sino que alrededor de sus premisas él ha auspiciado una serie de investigaciones científicas con el fin de realizar inventarios sobre la biodiversidad que promuevan la conservación del ambiente y  el desarrollo de las comunidades dentro de las que se desenvuelven.  Así,  en Inkaterra Reserva Amazónica, se ha logrado determinar el mayor número de especies de hormigas  (365 especies)  del Mundo; en Inkaterrra Machu-picchu Pueblo se ha creado la colección más grande del mundo de orquídeas nativas (372 especies, de las cuales 19 son nuevas para los científicos) y el registro de 747 especies de aves encontradas en terrenos de Inkaterrra.  Se ha organizado, asimismo, el Rally Mundial de Observación de Aves, que tiene por objetivo el confirmar al Perú como destino principal para la observación de pájaros. También se ha creado una reserva para la protección de los osos de doble anteojera, originarios del Perú.  Koechlin  se encuentra en la lista académica de los 100 hombres más influyentes del mundo de la Asociación de Escuelas de Negocios y ha recibido varios premios y reconocimientos por su labor en la conservación del ambiente.
En la Selva Amazónica, Inkaterra ha reclamado la primera concesión ecológica del Perú, con más de 10,000 hectáreas de bosque virgen, que contribuye al retenimiento de la fuga del dióxido de carbono  al mitigar los efectos de la desforestación  y de la destrucción de la atmósfera.
Con el fin de promover el turismo en el Perú, el señor Koechlin ha producido  con Werner Herzog, dos películas clásicas, Aguirre, La Ira de Dios (1972)  y Fitzcarraldo  (1982) y el documental de Le Blanc, El Peso de los Sueños (1982),todos los que pueden ser vistos en mi blog paseándote por el peruyelmundo.blogspot.com.  También ha patrocinado varias publicaciones sobre la biodiversidad y cultura peruana.
Los esfuerzos de sostenibilidad, le han ganado la membrecía con diversas alianzas, como Relais y Chateaux, Virtuoso y National Geographic Unique Lodges of the World.
El hotel Inkaterra Valle Sagrado ha sido calificado por Condé Nast    como uno de los 60 hoteles mejores del mundo, por su capacidad de combinar extravagancia clásica y servicios con una medida adecuada de modernidad.
La entrada hacia el hotel se hace a través de un camino de tierra, cruzando campos de cultivo y una pequeña urbanización. Está ubicado en la zona de Yucay, a 2,700 mts. sobre el nivel del mar, frente a una posada de la hacienda Huayocari de la familia Lámbarri.  Las posadas,casas y condominios abundan cada vez más  en el valle sagrado con el crecimiento del turismo.  Está sólo a una hora de la ciudad y cerca de Chinchero y Pisac, y a dos horas de Machu-Picchu.

El hotel está rodeado de montañas espectaculares y está asentado sobre 100  hectáreas de  unas tierras de verdor impresionante.

Ha sido construido sólo hace un año,  al estilo de una hacienda y ha sido diseñado por Denise Guislain, la esposa de José Koechlin.  La entrada a la casona principal, donde está el comedor y el hall principal, con el bar adyacente, es muy amplia e impresionante.  La decoración es de primer nivel y mezcla con gusto impresionante muebles coloniales, forrados con textiles andinos, máscaras y telares incas auténticos y artesanía de madera.





El personal de servicio espera a los visitantes y huéspedes con una bebida típica  y la atención es impecable desde el primer momento. 
Tuvimos la oportunidad de ser atendidos por el jefe de servicios para huéspedes, quien nos dio un tour completo de las premisas del hotel y nos proporcionó toda la información pertinente durante nuestra visita. 
La casona principal, ha sido edificada con materiales locales y en ella hay  12 cuartos que se distribuyen a lo largo de unos corredores adornados con columnas talladas.     
En la parte exterior se encuentran distribuidas  24 casitas amobladas en forma impecable, con materiales locales y artesanales integrando el estilo colonial con el indígena.





El hotel tiene un sembrío de 10 acres, donde los huéspedes pueden recoger su propia comida.  Toda la producción, como quinua, choclo gigante de Urubamba, alcachofa, maíz morado, cebolla, brócoli, hierbas medicinales, muchas variedades de papas y otros vegetales, son cultivados con herramientas tradicionales y bueyes, como  hace siglos. Todos sus productos son libres de carbono, pues están producidos con las técnicas milenarias de la zona.

El hotel organiza visitas a los lugares turísticos de los alrededores, como Maras, Mora y, Pisac, Chinchero y el infaltable Machu-Picchu. También ofrece una variedad de excursiones y actividades, incluyendo la observación de aves (más de 30 especies registradas dentro de la propiedad), cabalgatas, el avistamiento de estrellas, y montar un coche jalado por una llama.

Hotel Sol y Luna del Valle Sagrado del Valle Sagrado del Cusco





Entre Apus tutelares y árboles de eucalipto se encuentra esta propiedad establecida por una francesa Petit Miribell, y un suizo, Franz Schiller, ya hace 20 años.  Vinieron con la ilusión de hacer un colegio para ayudar a la gente del  lugar a integrarse al sistema educativo.  Para financiar su tarea altruista, fundaron este  hotel y lo llenaron de acogedoras casitas circulares con tejas y techos a dos aguas, terrazas invitadoras y caminos de lajas llenitos de flores  que adornan el hotel con sus fragancias  y colores.  Las habitaciones están decoradas en forma rústica, pero lujosa, y guardan gran armonía con la naturaleza y montañas circundantes.  Todas las habitaciones cuentan con baño, bañera, secador, acceso a internet, calefacción, caja de seguridad, terraza y camino accesible para sillas de ruedas.  Cada cuarto tiene en su pared un mural pintado por el artista plástico Federico Bauer, que integra elementos de arte popular y paisajistas y que individualizan a cada cuarto…El Ají, La Flor de Kantu o El Picaflor.  Cuentan con alrededor de 43 casitas de diversos tamaños.









La propiedad tiene alrededor de 4,000 árboles de diferentes especies que se han convertido en el hogar de más de 35 aves locales, entre las que se encuentran los picaflores más grandes del mundo, los Patagonia Gigis.
El hotel está ubicado en el Valle Sagrado de los Incas a un kilómetro de Urubamba la ciudad más importante de este valle entre el famoso mercado de Pisac y la estación de trenes de Ollantaytambo.  Se encuentra en la localidad de Huicho y fue inaugurado en el año 2000.  Tiene una calificación de 5 estrellas y es miembro de la cadena Pelais et Chateaux, que es una asociación que integra a 53 establecimientos que reúnen a propietarios, maitres de maison y chefs independientes.  Su lema es:  “Un mundo mejor por medio de la cocina  y de su hospitalidad
El hotel también tiene una piscina al aire libre,  una biblioteca (Willay) con libros de cultura y tradiciones peruanas y una boutique que vende objetos de arte locales y piezas hechas por artistas contemporáneos. 
Su Spa, el Yacu Wasi, está rodeado de jardines y ofrece toda clase de tratamientos corporales, como exfoliaciones y envolturas con barro, así como masajes relajantes y antistress y tratamientos faciales.
También opera su propia aventura club / agencia (Viento-Sur), que ofrece una lista completa de las actividades al aire libre en la región, como montar a caballo, los famosos Caballos Peruanos de Paso.
Cuentan con dos restaurantes:
El Killa Wasi con una capacidad para 100 personas que ofrece una cocina de primera y está adornada con murales de Federico Bauer.
Wayra: restaurante con acceso independiente, que está construido alrededor de un jardín espacioso  rodeado de las montañas tutelares de Pumahuanca y Chicón y de sus restos arqueológicos.  Consta de un ambiente cerrado y bar para comer y un espacio abierto que mira hacia un gran jardín donde se realizan shows diversos, entre los cuales el más famoso es el de los caballos de paso  bailando la marinera con sus chalanes y sus damas.  La comida es excelente y se sirve un menú degustativo de tamaño y sabor espectacular.











Tiene  una elegantísima cava que  contiene algunos de los vinos más finos del mundo en un ambiente perfectamente temperado.  Tiene un precioso comedor para 14 personas, especialmente diseñado para comidas privadas donde se sirven entre 5 y 10 diferentes platos preparados con productos del huerto y locales; y  que tienen como fin educar al huésped sobre los diferentes vinos y su empate con las comidas que se sirven.




























En este lugar idílico de Urubamba, Petit y Franz  empezaron  años atrás, ayudando a  las escuelas locales, mejorando su infraestructura y organizando actividades culturales y deportivas.  Siguiendo sus valores de inclusión e igualdad, crean la Asociación Sol y Luna; y abren el Sol y Luna Lodge para sostener su propuesta educativa y ofrecer trabajo a los padres de la comunidad.  Después de 10 años apoyando a escuelas y proyectos diversos se decide fomentar el Colegio Intercultural Sol y Luna,  una  institución dedicada a mejorar la vida de los niños necesitados en el Valle Sagrado.



En la tradición andina, el balance de las relaciones humanas y sociales se basa  en la reciprocidad; el dar y el recibir son parte del mismo proceso…todos respetan los derechos de los demás y la solidaridad fluye naturalmente, incluso en las transacciones comerciales.  Ese es el fundamento del Ayni.  Los fundadores pensaban que ya que la comunidad les daba a ellos su apoyo y confianza, su cultura y su actitud positiva hacia la vida en medio de tantas dificultades, sin perder esperanzas  y llegando a soluciones conjuntas, ellos a su  vez les devolverían este favor creando la Asociación No-lucrativa Sol y Luna encaminada a resolver el futuro de los pobladores del Urubamba  dándoles oportunidades para educarse y crear mejores oportunidades para ellos en sus propia tierra.  También los han ayudado en épocas de desastres naturales como frío intenso o inundaciones.
El colegio está situado al costado del hotel  y provee educación en las guardería y  en la escuela primaria. Actualmente cuentan con 160 estudiantes, que lindan entre las edades de 3 y 12 años, procedentes de más de 120  familias que son residentes de 11 comunidades un poco remotas.  A los niños se les proporcionan refrigerios y almuerzos confeccionados  por los chefs del hotel, con ingredientes locales frescos; muchos de la huerta orgánica que tienen en las premisas.  Las  pensiones que pagan los padres están subsidiadas y hay muchos niños con becas.  Muchos turistas han aportado a esta noble causa.  En el Hogar Semillas de Jesús, se proporciona vivienda temporal  durante la semana  a muchos niños que vienen de las comunidades más lejanas para estudiar en  la escuela.  Los gastos de administración y mantenimiento son asumidos en su totalidad por el hotel, gracias a las generosas donaciones de sus visitantes, de las cuales el 100% va a satisfacer las necesidades de los niños.  El 92% de los estudiantes reciben becas parciales o totales.

Este modelo de industria de turismo es muy revolucionario.  Para financiar su misión, Franz y Petit  se han comprometido para que el 100% de las utilidades del hotel sean canalizadas directamente hacia la Fundación.
 Muchos de los alumnos vienen de hogares disfuncionales y de haber trabajado incansablemente en los campos de cultivo.  En la escuela se les enseña a recuperar su estima personal.  Se les alienta para que conserven su idioma quechua y su cultura tradicional, y se aspira a vincularlos con el mundo internacional y darles más oportunidades de contactos de trabajo a través de clases del idioma inglés y  de hotelería.  Además de sus cursos regulares, también se les dan cursos de nutrición y deportes.
En el año 2015, la fundación se abocó a la formación de un programa de inclusión para niños y jóvenes con habilidades diferentes.  A ellos se les provee de asistencia personalizada a cargo de un equipo de cuidadores, terapistas y educadores.  La atención está dirigida no sólo al cuidado y atención de los niños minusválidos, sino que también a permitirles que puedan vivir una vida digna dentro de sus comunidades.  Hasta el momento, la fundación ha adoptado 12 niños minusválidos y la ayuda continuada dependerá de los fondos que se obtengan para llevar a cabo esta labor.

Petit dice:  “Si puedes caminar, tienes que caminar por el que no puede hacerlo”.

Hotel Aranwa del Valle Sagrado del Cusco





Visitar este hotel fue una experiencia inolvidable.  La concierge tuvo la amabilidad de mostrarnos cada  uno de sus ambientes y su versatilidad.  En el Aranwa, más que en un hotel, da la impresión de estar en un pequeño  y pintoresco pueblo  dividido en  diferentes espacios arquitectónicos.  La recepción del hotel, con su ventanal de colores y decoración ecléctica, no le hace honor a la gratísima experiencia que el visitante disfrutará después.

El Aranwa se encuentra situado a lo largo del Río Vilcanota, en los terrenos de la antigua hacienda Yaravilca del siglo XVII en Huayllabamba.  Tiene una extensión de 10 hectáreas.  Está situado a 10 kms.  de la Plaza de Armas de Urubamba y muy cerca del nuevo Museo Inkarry.  En su construcción se han invertido 18 millones de dólares, y se  han respetado los detalles originales de la época, como la conservación del patio colonial y de la cocina original.  


Pertenece al Grupo San Pablo, fundado por el Dr. José Álvarez Blas, que posee 15 clínicas a nivel nacional, siendo la red más grande de salud privada del Perú; y a su vez cuenta con cinco hoteles a nivel nacional  orientados a ofrecer a sus huéspedes programas de bienestar físico y mental.  Fue inaugurado en el año 2008.  Ha sido calificado con cinco estrellas y es miembro de  la  cadena de Preferred Hotel Resorts.                 
El hotel tiene 101 cuartos y 14 suites, 4 salas de conferencia, dos restaurantes, un bar y un sushi bar.  Los cuartos ofrecen ambientes variados, como cuartos con decoración colonial auténtica,  otros son modernos, y otros, minimalistas.  Todos cuentan con televisión y wifi y jacuzzi.  Algunos tienen terrazas y hay algunos con vista al lago artificial.  Las suites cuentan con salas, kitchenettes y/o piscinas temperadas y tienen vista al río. Se proporciona servicio de cuarto. 


   
En los terrenos, hay  una galería de arte, una capilla bellísima de estilo colonial  (réplica de la Iglesia de Cachicadán,Trujillo , donde nació Álvarez) un museo  con 36 fotografías auténticas de Chambi y su cámara fotográfica, y un cine.  También tienen un orquideario, donde se reproducen varias especies de orquídeas peruanas.  Por sus campos encontramos varios animales, como  un venado domesticado, alpacas, ovejas, tortugas, pavo real, y otros.  Asimismo tienen un bio- huerto donde los huéspedes pueden escoger sus alimentos. 
 









Para resaltar la riqueza de la cultura peruana, el hotel alberga en su galería de arte una exhibición preincaica, pinturas de la Escuela Cusqueña, y documentales en su sala de cine.  Además, tiene una exposición permanente de obras de conocidos artistas peruanos, tales como José Sabogal, Enrique Camino Brent, Martín Chambi, entre otros.  El Doctor Álvarez es uno de los coleccionistas más importantes de arte colonial en el Perú.  En todos los hoteles de la cadena Aranwa, se puede apreciar parte de su colección.


Como parte de la difusión de la cultura, el Grupo San Pablo ha publicado 3 libros que demuestran la riqueza patrimonial de nuestra historia: “Dioses y hombres de La Libertad”, una crónica de las tradiciones liberteñas; “El apu de las nieves”, que retrata un abanico de imágenes de las fiestas cusqueñas del Qoyllur Rit’i y el Corpus Christi, dos de las más importantes celebraciones religiosas de la sierra sur del Perú; y “La Virgen del Titicaca”, que retrata la celebración de una de las festividades más importantes del sur del Perú: la fiesta de la Virgen de la Candelaria.
En este tiempo, el Grupo ha adquirido todo el conocimiento médico y los estándares de servicio necesarios para lanzar un producto que no solo se enfoca en el descanso y las vacaciones, sino también en fomentar el bienestar y la salud de todos sus huéspedes, estimulando un estilo de vida más saludable, a través de la medicina preventiva complementaria.
 Cuentan con un médico homeópata residente, en sus premisas.  Y qué es la homeopatía?  La ley de similitud o ley de los semejantes dice que una sustancia capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es también capaz de curar síntomas semejantes en una persona enferma, administrando esa sustancia en dosis mínimas.  Los medicamentos homeopáticos están indicados para tratar cualquier enfermedad ya sea aguda o crónica, en cualquier época de la vida, y pueden utilizarse como tratamiento exclusivo o puede darse junto con otras terapias.
La medicina alternativa El término "medicina alternativa" se utiliza para describir terapéutica que no se incluye en el aprendizaje de la medicina convencional, como la acupuntura, el masaje terapéutico y las plantas medicinales.  Las personas suelen considerar a este tipo de terapias como ajenas a la medicina establecida, por eso reciben el nombre de "alternativas”. 
Se busca llevar al huésped a una experiencia de cambio de vida. 
Es así que en su espacio, el Aranwa del Valle sagrado cuenta con uno de los Spas más completos de Latinoamérica.  El UNO Spa cuenta con la primera cámara hiperbárica en un  hotel, con la cual se hacen tratamientos de oxigenación  total





 El spa en Aranwa Sacred Valley Hotel & Wellness ofrece diferentes programas de bienestar de acuerdo a las necesidades de sus huéspedes.  Estos programas ofrecen beneficios estéticos (como el ¨Programa de belleza¨) y médicos (como ¨Control de peso¨ o ¨Recuperación cardiovascular¨).  Cuenta también con un gimnasio y clases de yoga y masajes de origen oriental.
Se unen los conocimientos ancestrales del Valle Sagrado con los de la medicina alternativa y lo último de la tecnología médica.  Se utilizan aceites esenciales de plantas nativas como coca, muna, camu-camu. aguaymanto, maíz y quinua.
El hotel participa en programas de servicio a la comunidad que lo rodea,  a través de su posta médica, y mantiene una activa participación social en la zona.
En sus dos restaurantes, el Pukani, con capacidad para 140 personas y el Rikhuna,  se preparan comidas que mantienen la esencia de las tradiciones andinas  pero que integran las nuevas innovaciones culinarias.

Es un hotel donde el viajero se aloja no sólo para iniciar su turismo por la zona,  sino que ofrece alternativas de descanso, aprendizaje cultural y/o  bienestar y alivio o curación de dolencias a través de un tipo de medicina innovadora.  Es un hotel donde las diversas épocas de nuestra historia se encuentran para  brindar al viajero una estadía inolvidable.


Hotel Tambo del Inca del Valle Sagrado del Cusco





Maravilloso y lujoso hotel, de decoración moderna, que integra materiales y productos artesanales de la región, y que inició sus servicios en el año 2010.  Es una pequeña fortaleza a la vera de la carretera, con una vigilancia y control especial orientado a la seguridad de sus huéspedes.  Se encuentra situado en la base de la montaña Chiquín, y al lado del río Vilcanota. El hotel ha sido construido sobre un terreno de 118,306 m2.  Es el único hotel de lujo de cinco estrellas, que tiene su propia estación de tren con conexión a Machu-Picchu.  Se encuentra a  38 Kms. de Machu-Picchu y a 90 minutos del Cusco.  Es propiedad del grupo Brescia.  Es miembro de la cadena Starwood Hotels y  está considerado dentro del grupo   Luxury Collection,  que integra hoteles de lujo que se caracterizan por incorporarse al entorno cultural y por tener unas instalaciones acordes con la arquitectura local.  Fuimos escoltadas para visitar el recinto por uno de los jefes de departamento del hotel, quien nos guió con mucha paciencia y orgullo por los diferentes ambientes.
El Tambo del Inka cuenta con 128 habitaciones equipadas con todas las facilidades que el huésped necesita para sentir el descanso perfecto en medio de la naturaleza.  Con una elegante decoración, todas las habitaciones cuentan con una hermosa vista al río o a las montañas del valle, sábanas de 400 hilos, televisor LCD de 32” y una cálida iluminación.  La decoración ha sido completamente renovada recientemente y ofrecen un ambiente elegante y cálido que integra tejidos autóctonos de confección local. 


     
La  empresa de turismo, T’ikariy, que opera dentro de esta propiedad, invita al huésped a vivir la magia del Valle Sagrado y a conocer la mística y mágica ciudadela de Machu Picchu, tomando el tren desde la estación privada del hotel.  Ofrece además otras interesantes actividades como tejer lanas de alpaca y llama junto con artesanos de la zona, o aventurarse en kayak por la laguna de Piuray.
El hotel, ofrece desayuno incluido en la tarifa y parqueo.  También cuenta con un spa de lujo, dos piscinas temperadas, una sala de juego con billar  y salones de conferencia para más de 300 personas.  El lobby es precioso y tiene una chimenea de piedra alrededor de  la cual se agrupan una serie de cómodos sillones con tapices de colores.  De sus paredes cuelgan telares artesanales.


El bar Kiri es bellísimo pues cuenta con un  cuadro de mármol transparente de varios colores hecho por un artista peruano.  En su terraza se sirven cócteles y aperitivos, y todos los días se ofrece un desayuno buffett.

Además, cuenta con una sala de convenciones y un restaurant Andino, el Hawa, que rinde homenaje a nuestra cultura milenaria, ofreciendo lo mejor de la cocina peruana e internacional preparada por expertos chefs con ingredientes locales




El Tambo del Inca ha sido el primer hotel peruano en recibir la certificación de Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental del Green Building Council de los Estados Unidos por su ahorro en energía y uso de electricidad.  Una vez al año, los asociados reciben educación en formas de conservar el ambiente e implantación de medidas ecológicas.  “Somos conscientes de que un esfuerzo sostenido por formar parte de la vida de las comunidades donde se ubican nuestros hoteles, tendrá un impacto positivo en nuestra operación.”  Con dos años y medio de operación, el Tambo del Inka fue nombrado como el Mejor Hotel de Sudamérica en el Traveller’s Choice de TripAdvisor y como EL noveno mejor hotel del mundo.  Por eso mismo, obtuvo este año también, el Certificado de Excelencia del mismo portal web, tan consultado por viajeros de todo el mundo.  Por otro lado, la Dirección Regional de Comercio y Turismo de Cusco (DIRCETUR) le otorgó, por segundo año consecutivo, el Q´ente de Oro como el Mejor Hotel de la región Cusco.