Total Pageviews

Monday, October 11, 2010

Tortilla de Papas del Olé Bar



Lima está inundada de montones de restaurantes de la mejor calidad: desde los criollos típicos, hasta los internacionales y los llamados de "fusión", que integran ingredientes nativos que transforman o se fusionan con los internacionales, para lograr una nueva cocina que ya rompe paladares con su sabor extraordinario y único.  Por otro lado, este nuevo furor gastronómico está complementado por un gusto por la decoración de cada uno de los locales que la ofrecen. Desde el mobiliario simple, sofisticado o artesanal que los decora, cada uno de estos establecimientos ofrece un ambiente acogedor con lujo propio, que convierte al comensal en un engreído perenne.  La presentación de los platos se ha convertido también en una forma de arte novedosa, creativa, sofisticada y tentadora.  Todos los sentidos se recrean con la presentación de aquellos.





El Café Olé, en San Isidro, nos llamó la atención como representativo de todos los atributos arriba mencionados.  La incorporacion de elementos autóctonos en la decoración se fusionan acertadamente con un mobiliario elegante y sobrio de estilo internacional. La música calmante, la elegancia y amabilidad del personal, y la presentación y exquisitez de la comida que se ofrece, contribuyen a la tremenda sensación acogedora de este local.
 Y como un verdadero chef nunca tiene miedo de regalarnos con la receta de uno de sus mejores platos, porque nadie lo puede hacer mejor que él, Gabriel Goitozolo Gonzales, su chef ejecutivo, con amplia experiencia de trabajo en cocina internacional en España y Estados Unidos, nos ofreció con la sencillez que lo caracteriza, su receta de la tortilla de papas.  Les juro que nos chupamos los dedos, y creo que aunque yo me considere una buena cocinera, nunca la haría como él.  Así que allí va con mucho cariño, y con el permiso de su cocinero oficial, la lista de sus ingredientes y el secreto de su confección....
2 kilos de papas de variedad Yungay o Perricholi.  Si no las encuentra en el extranjero, utilizar de preferencia la papa blanca de variedad holandesa.
1 kilo de cebolla blanca picada en cuadritos.
16 huevos
1 botella de aceite de oliva
sal y pimienta al gusto
En fuego muy lento caramelizar o cocinar la cebolla que ha sido cubierta por el aceite de oliva, como por una hora. 
Cortar las papas en lajas más o menos finas y freirlas aparte en aceite de oliva.
Cuando las cebollas estén cocinadas, drenar el aceite de oliva sobrante, y agregar las papas y los 16 huevos ligeramente batidos y revolver los ingredientes bien.  Dejar cocinar un rato con la sartén tapada.  Cuando ya esté todo cocinadito, hacer una especie de malabarismo, deslizando suavemente la tortilla sobre un plato tendido o la tapa, y voltearla sobre la sarten para que se dore ligeramente el otro lado.
Sírvala cortada en tajadas y acompáñela con un buen vinito, y al son de una conversación agradable.
Gabriel nos contó que tiene su blog en Facebook, donde él ofrece muchas de sus increibles recetas.  Búsquenlo en Olebar en Facebook.

Medea


El Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú, presenta la tercera obra del 2010, dirigida por Gisela Cárdenas, desde el 25 de setiembre de 2010 en el TEATRO CCPUCP.  Se trata de una versión moderna de Medea, escrita por Eurípides, el último de los autores de tragedias griegas, quien vivió entre los años 480ac y 406ac.
Medea, una bruja y encantadora, hija del rey Egeo de Cólquida, sobrina de Circe y nieta del Dios del Sol, Helios, ayuda a Jasón hijo de Aesón (el medio hermano de Pelías), a derrocar a su perverso y asesino tío Pelías, rey de Cólquida, quien le había encargado traer el vellocino de oro guardado por fieras serpientes como condición para entregarle el reino que le correspondía como herencia de su padre.  En agradecimiento, Jasón se casa con Medea y huye de su tierra con Jasón, después de matar a su hermano Absyrtus para distraer a su padre con el fin de que no se diese cuenta de su fuga. En Corinto, Jasón, ambicioso de poder, abandonó a Medea por la hija del rey Creonte, Glauce, quien era mucho más joven que ella.  Medea se venga, envenenado a la princesa  con  el traje de novia y corona que ella le regala. Creonte, su padre, muere con su hija al intentar salvarla.  Medea contínúa su venganza matando a sus hijos, Mermero y Pheres, hijos de Jasón.  Después de aquello, escapa de Corinto hacia Atenas en una carroza de oro conducida por dragones. que le había sido enviada por su abuelo Helios, el rey del Sol.
Una mujer que renegó de su familia y de su patria por amor, es traicionada por su amante, a quien le reprocha haberse vendido al poder.  Esto desatará su furia cometiendo el crimen más sangriento.
La brillante y contundente obra que presenta el teatro de la Universidad Católica, dirigida por Gisella Cárdenas, excelente directora escénica radicada en Nueva York, cuyo interés se centra en trabajar textos clásicos y adaptaciones mitológicas desde una perspectiva contemporánea, nos presenta un cuestionamiento acerca de un tema que sigue repitiéndose a través de la historia del hombre: el dolor humano ante la traición y el alcance desconocido de sus pasiones, y cómo la sed de poder nubla la visión de algunos seres hasta hacerlos renunciar de sus principios y valores. 
La forma como se escenifica la obra es majestuosa...la presentación de un coro de mujeres que podrían interpretarse como representativas de la conciencia de Medea y que la acompañan a traves de todos su diálogos, contribuye a la fuerza enérgica de la obra.
El elenco que actúa está integrado por:
MEDEA: Sofia Rocha
JASON César Ritter
ENFERMERA/CORO Magali Bolívar
MAESTRO Carlos Mesta
CREONTE Javier Valdés
EGEO Carlos Tuccio
CORO Jimena Lindo
Graciela Paola “Grapa”
Mirella Carbone
Malena Romero
Odette Vélez
Creo que este esfuerzo del teatro de la Universidad Católica por montar una obra de tal envergadura, utilizando para su escenificación el trabajo de actores nacionales con una trayectoria artística reconocida y con la colaboración de directores de fama internacional, le agrega una importancia excepcional.